Se van acercando los CrossFit games y no dejan de salir fotos de nuestros atletas de referencia entrenando, comentando… y tomando cosas. Seguro además que no será la primera vez que has entrado en contacto con el mundo de la suplementación deportiva. ¿Son Paleo? ¿Qué opinión nos merecen?

Obviamente los productos de Nutrición Deportiva modernos NO son un opción Paleo. En primer lugar son algo ultra-procesado y para nada natural. Así, de entrada, ya no entrarían dentro de un Estilo Paleo.
Fin del post.
Bueno, vamos a darle un par de vueltas.

El Hombre del Paleolítico no disponía de geles, ni isotónicos para la carrera, ni creatina, ni tampoco suplementos de aminoácidos de cadena ramificada para después de lo extenuante de la caza con lanza cuerpo-a-cuerpo… sé que estás pensando que tampoco tenía zapatillas de trail-running con sistema de amortiguación que recuperen y devuelvan la energía a cada pisada, o camisetas técnicas que ayudaran a la evaporación del sudor o reloj-GPS… tú y yo sabemos que esta discusión es una chiquillada y que sabemos de lo que estamos hablando. El Hombre del Paleolítico era un superatleta de élite, un portento de la naturaleza capaz de proezas físicas como la de cazar un mamut adulto de 7 toneladas de peso, simplemente con la ayuda de palos afilados y endurecidos al fuego… Y NUNCA TOMÓ NADA MÁS QUE UNA ALIMENTACIÓN NATURAL. Tampoco le debía hacer mucha falta, porque al parecer estas tareas las repetía con bastante frecuencia y con bastante éxito, hasta tal punto que podía darse a otros menesteres no “útiles” como decorar sus cuevas con las primeras pinturas rupestres o tallar adornos… Pero ya sabéis que en Paleo Is Good no nos gusta este tipo de argumentación de “esto es así porque era así en el Paleolítico”. Vamos a seguir dándole vueltas.

¿QUÉ ES UN SUPLEMENTO?

Antes de que sigas leyendo os queremos recomendar la sección Outlet de Ropa de Reebok.es donde podrás encontrar productos con ¡Hasta el 50% de descuento!

Perdona por la interrupción, ¡Disfruta de la entrada!

-Publicidad-


 

La definición de un Suplemento alimenticio es la de un “Producto alimentario que se toma por vía oral y que tiene la finalidad de suplementar la dieta habitual”; es decir, algo que se toma porque:

  • Previene o corrige la falta de algún nutriente ya que su carencia tendría consecuencias negativas en nuestra salud; ese nutriente nos hace realmente falta en nuestro organismo para nuestra vida diaria.
  • No lo tenemos de manera habitual en nuestra dieta o nuestra dieta no nos provee de ese nutriente en los niveles óptimos para nuestro organismo. 

Un ejemplo serían los suplementos de ácido fólico que se administran a las mujeres durante el embarazo. Cuando hablamos de suplementos deportivos generalmente hablamos de productos que se utilizan para mejorar el rendimiento deportivo; previo o durante el entrenamiento o bien después del mismo (recuperadores) y pueden incluir vitaminas, minerales, aminoácidos, plantas o una combinación de estos. Estos productos están generalmente disponibles en el mostrador de casi cualquier sitio sin receta médica.

Los suplementos alimenticios, al igual que los suplementos vitamínicos, no están sujetos en su mayoría a las regulaciones de los productos farmacéuticos (no están sujetos a las regulaciones de la FDA), motivo por los que se venden en supermercados, tiendas de deportes, grandes almacenes. Por otra parte, esta falta de regulación puede hacer en algunos casos cuestionable su composición, pudiendo no ajustarse del todo lo referido en el envase con la composición real del producto y viceversa. Tomarlos parte del principio de honestidad del fabricante y de un acto de fe del que los toma; así de simple.

¿POR QUÉ TOMAMOS SUPLEMENTOS?

Generalmente por gusto. Por alguna extraña razón, nos han hecho creer que el realizar un deporte, aun cuando sólamente nos hayamos puesto unas calzonas y unas deportivas por primera vez en nuestra vida,  tenemos la “necesidad” de tomar una serie de productos “suplementarios” ajenos a nuestra dieta “normal” (sea Paleo o no) sin los cuales ese objetivo o ese deporte no vamos a realizarlo al 100%. Parece como si con la alimentación no fuera a ser suficiente. Tan pronto uno entra en el mundo del deporte empiezan a hablarte de suplementos de proteínas, aminoácidos, batidos pre-entrenamiento y de recuperación, geles, isotónicos… ¿Curioso verdad? Business is business.

¿Quién prescribe los Suplementos Deportivos? Normalmente un compañero de equipo, un colega… En una revisión de año 2012 (Lun et al. IJSNEM 2012, 22. 31-7) así lo hicieron el 87% de los atletas Canadienses encuestados. Sólo el 4% se los recomendó un médico y sólo un 0.8% un nutricionista. Una pregunta; ¿entrenarías bajo las órdenes de cualquiera? No ¿verdad? pues esto es lo mismo… Asesórate bien siempre.Suplementos deportivos y Paleo

¿Y POR QUÉ NO SON PALEO?

La gran mayoría de los productos de suplementación o para la práctica deportiva no dejan de ser golosinas caras en envoltorios vistosos. Son auténticas bombas metabólicas de azúcar y cereales altamente procesados. Admitámoslo, son el motivo perfecto para tomar una “chuchería” con la excusa de ir al gimnasio. ¡Están buenísimas!… Pero vamos a hacernos una pregunta y vamos a intentar responderla desde un punto de vista objetivo ¿Hacen falta o alguien quiere hacerse rico con nuestra ignorancia?.

Muchos de estos suplementos, y estoy pensando ahora mismo en suplementos de proteínas, contienen grandes cantidades de azúcar refinada (aun en formas camufladas, como la Maltodextrina…etc) que se añaden para dar un mejor sabor a estas fórmulas. ¿Has probado a tomar estos suplementos sin azúcar añadido? Horribles, créeme. Esta sobrecarga de azúcar antes o después del entrenamiento, donde además vamos a ingerir seguramente otros alimentos, es una manera muy eficaz de arruinar nuestro esfuerzo. La industria lo sabe, y consigue hacerte cautivo ya que tus resultados nunca serán los esperados por ti… Ya sabes qué pasa cuando consumes gran cantidad de azúcar de golpe, no sólo tu sesión de entrenamiento acaba de irse al traste desde el punto de vista metabólico, sino que además todo lo que estás consumiendo ADEMÁS del suplemento de proteínas, va a ir directo a la reserva, a grasa… ¡Genial si estabas en “operación bikini”!

Existen sin embargo productos de suplementación de calidad, carentes de azúcares refinados y otros aditamentos no deseados. Estos productos, en personas, deportes  y circunstancias determinadas donde el aporte de nutrientes no pudiera asegurarse o fuera difícil de conseguir bajo una perspectiva Paleo, y siempre bajo supervisión especializada, serían una opción, aun cuando “No Paleo”; si al menos segura. Estaríamos hablando siempre de atletas de élite o semiprofesionales. No hay que perder la perspectiva que esas personas NO buscan el deporte sólo por salud. En esas circunstancias el deporte no se practica únicamente por salud; el deporte es entonces un negocio y sobrepasa el enfoque y el objetivo de la dieta Paleo: simplemente la salud. Cuantos conoces realmente en esas circunstancias, muy pocos efectivamente. La gran mayoría vivimos el deporte por afición dentro de tooooodo lo demás de nuestro día a día; familia, hijos, trabajo, trabajo, trabajo… atascos. Admitámoslo, no somos atletas de élite aunque a muchos nos gustaría.

Según los estudios publicados los resultados esperables para los suplementos son poco concluyentes, fundamentalmente debido a que no se han realizado en muestras poblacionales amplias ni durante largo tiempo. La mayoría no han demostrado tener cabida dentro de una dieta balanceada, simplemente no haría falta tomarlos. La mayoría tampoco ha demostrado verdaderamente cumplir el papel que dicen tener. Algunos brindan algún beneficio pero sin embargo muchos no están carentes de efectos adversos. Eso sí, todos son carísimos.

Pero más allá de que estos productos sean algo artificial, ultraprocesado, “antinaturales” si quieres llamarlos así… al parecer sin ellos vamos poco menos que ser unos infelices. Sinceramente no lo creo. No creo que para un deportista amateur donde su fin sea la salud hagan falta los suplementos deportivos si su dieta es balanceada. Tampoco creo que haya ningún suplemento deportivo que sea capaz de suplir las carencias de la técnica, la dedicación, la perseverancia, el trabajo de mobilidad y, sobre todo, la mentalización, motivación y capacidad de sufrimiento que implica cualquier práctica deportiva que se quiera realizar a cierto nivel. No hay productos en ningún envase que sea capaz de eso, pero siempre es más fácil echar la culpa de nuestro “bajo rendimiento” a que no los tomamos.

Tu salud está por encima de todo. Asesórate muy bien antes de tomar nada que nadie te diga. Los milagros no existen, y menos en pastillas o botes.


-Publicidad-

-Advertisement-


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here