Por Jesús Santamaría  –GMA Sports Nutrition-.

Hola a tod@s de nuevo, en este mi segundo post para Open Box Magazine quiero hablaros un poco de, probablemente, el primer complemento de la dieta que toma casi cualquier deportista: Los batidos de proteínas. No os voy a dar datos y conceptos técnicos que probablemente os aburran y que por demás podéis leer y ver en multitud de artículos en la red. Os quiero dar unas indicaciones, consejos o directrices básicas para que podáis tener la información básica mínima a la hora de tomar decisiones al comprar este tipo de complementos.

Lo primero que tenéis que pensar es en el coste/beneficio o coste /valor.

Proteínas obtenemos de muchos de los alimentos que tomamos a diario, algunos con más cantidad de ellas que otros. Pero en cualquier caso, de multitud de alimentos, tanto animales como vegetales. Así pues, tenéis que observar el primer punto a tener en cuenta, ya que si voy a gastarme unos euros en un producto que está compuesto por proteínas concentradas, deberá aportarme la suficiente cantidad y calidad de las mismas ¿no? porque diría que en el 100% de los casos os va a costar más €/Kg que la mayoría de los alimentos que toméis. Os va a costar más que el salmón, más que la ternera, más que el solomillo incluso, así pues… ya que es un producto “de alto valor” ¿no es razonable exigirle unos mínimos de calidad?

¿A qué me refiero con calidad? Me refiero a la composición y la fuente de esas proteínas que estamos comprando.

Hay muchas diferencias, pero muchas, entre una “mala” fuente proteica y una “buena”.
Vamos a contar un poco las diferencias básicas y las calidades.

Podemos encontrar en los “botes de batidos” proteínas vegetales y/o animales. ¿Cuáles?
Proteínas vegetales como: guisante, soja, arroz, cáñamo, trigo, patata, etc.
Y animales como: aislados y concentrados de suero de leche, caseínas, proteínas totales de leche, albúmina de huevo, leches en polvo, colágeno, hidrolizado de colágeno, “beef protein”, etc…
Para determinar el “valor” de lo que estamos comprando tenemos que observar el porcentaje de proteínas que contiene el producto y el “valor biológico” de las mismas.
Un bajo porcentaje (por debajo del 40-50%) debe hacernos pensar si vale la pena gastar el dinero en algo que no nos aporta mucho más que algunas fuentes proteicas de alimentos.
Un “bajo” valor biológico nos debe hacer pensar lo mismo, estamos pagando por algo que no vale lo que cuesta. Nos están vendiendo gato por liebre.

Ahora os haré un inciso para comentaros rápidamente lo que es el valor biológico para que tod@s lo entendáis.

Nuestro cuerpo contiene proteínas, proteínas que fabricamos a partir de lo que comemos. Esas proteínas están compuestas de 20 piezas (en los humanos), 20 piezas diferentes, que son los aminoácidos.

No es muy difícil pensar que si comemos una proteína o un batido de proteínas en el que f

alten parte de esas 20 piezas, nos va a resultar más difícil cuando no imposible en ocasiones fabricar nuestras proteínas. De esas 20 piezas, hay 8 (9 en la infancia) que SOLO podemos obtener con los alimentos, ya que nuestro cuerpo NO PUEDE fabricarlos a partir de nada. No es el caso de los otros 12 aminoácidos que se pueden fabricar a partir de otros

aminoácidos, (todos habréis oído hablar de las transaminasas, hacen justo eso) bien, pues dependiendo de la fuente de proteínas que contenga nuestro batido (de la cantidad y proporción de esas 20 piezas) el valor biológico será mayor o menor, valores 100, que se toma como referencia, tiene el huevo, (la albúmina de huevo) valores similares o incluso mayores tiene los concentrados y aislados de suero de leche. Por debajo con 85 está el aislado de guisante, por debajo la soja (70) , por debajo las vegetales como el arroz, trigo y demás, y por último, en la cola, el colágeno (hidrolizado de colágeno, es lo mismo pero roto a trozos) o “beef protein” (es el nombre moderno del colágeno, o proteínas que obtienen de los desperdicios de las vacas, huesos, pieles y cartílagos) estos tres últimos serían con diferencia las “peores” fuentes proteicas. (les falta muchas piezas y las que tienen son NO esenciales).

Entonces y resumiendo, que tenemos que tener en cuenta respecto a las fuentes de proteínas.

Buenas fuentes, nos aportarán valor, o un justo coste/beneficio serán los batidos que contengan fuentes 100% de: leche, huevo (animales) y/o guisante (vegetales).

Malas fuentes: cualquiera que contenga, soja, colágeno, “beef protein” y demás proteínas de BAJO VALOR biológico. (valen mucho más de lo que cuestan y aportan). Les falta piezas, a veces muchas a veces pocas, pero siempre les faltan.

Por último, un apunte, truco que usan algunos fabricantes.

De esos 20 aminoácidos, 20 piezas, la más simple, la más sencilla es la L-glicina, uno de los 20 aminoácidos.
Si en algún “bote de batidos”, leéis como ingrediente ese aminoácido. Os están claramente engañando. Ponen ese aminoácido simple y no esencial para aumentar el porcentaje de proteínas en la tabla nutricional.

Partiendo de un bajo nivel de proteínas, “enriquecen” el porcentaje con algo que es proteínas pero que es SOLO una de las 20 piezas y además una pieza NO esencial.

Nada más por ahora. Tened en cuenta estas indicaciones cuando leáis una etiqueta a la hora de comprar un “bote de proteínas”.

Cualquier duda, pregunta o consulta al respecto de lo que hemos hablado hoy, será atendida y contestada con gusto de inmediato.

Os emplazo al próximo artículo en el que os contaremos más cositas acerca de nutrición y complementos.

¡Fuerza y conocimiento!

Compartir
Artículo anteriorLa clara de huevo -Método fit-bak-
Artículo siguiente¿Cómo debes equiparte para una carrera de obstáculos?
Jesús Santamaría Ribes
Jesús Santamaría Ribes (Valencia - 1972): Licenciado en Farmacia y Gerente de GMA Sports Nutrition. Hola amig@s, en esta pequeña bio quiero contaros quién soy y de donde vengo. Desde pequeño siempre me gustó el mundo de la ciencia, los animales, la biología y los temas similares, llegados al punto de tener que decidir estudiar algo, finalmente y casi por casualidad, me decidí a estudiar farmacia, corría el año 1990. Siempre me gusto mucho la biología pero después de haber estudiado farmacia supe que esa era realmente la carrera que me acoplaba perfectamente. Había tenido claro desde un principio que no estudiaba Farmacia para estar en una de ellas, no me resultaba interesante, así pues y tras unos meses haciendo sustituciones en ellas, surgió como una bombilla la idea de embarcarnos en un proyecto a largo plazo, proyecto difícil a la vez que gratificante, fundamos lo que es ahora GMA Sports Nutrition, pasaron 2 años estudiando nutrición humana y nutrición aplicada al deporte, al tiempo que preparando la empresa. Y finalmente tras largos esfuerzos, salimos a la venta con nuestros productos en julio de 1999. Desde siempre y por venir del mundo de la ciencia más que la del deporte, nuestro objetivo y filosofía fue la de proporcionar a la gente productos que realmente funcionaran, alejándonos lo máximo posible de cosas de moda y/o el marketing agresivo, tan explotado por otros. Empezamos de cero en 1999, metiéndonos de lleno en un mundo con competidores muy fuertes, pero que, nosotros con nuestra filosofía y haciendo productos en los que la gente confiaba y devenían fieles, nos íbamos abriendo camino. Camino que, después de 16 años, nos ha traído hasta aquí. Espero seguir por muchos años ayudando a la gente a conseguir sus objetivos, aportándoles conocimiento y ayuda, más que relaciones empresa-consumidor, buscamos relaciones, persona-persona, ayudar a la gente mediante productos ideados para ellos, esa nuestra misión. ¡Saludos!

4 Comentarios

  1. Hola Jesús.
    Muchas gracias por las explicaciones ya que es muy importante sabes qué comes. En mi caso, empecé a tomar proteína porque veía que necesitaba mejorar mi rendimiento y ganar fuerza y con la dieta no suplementada, me resultaba insuficiente. Finalmente, empecé a comprar proteína de suero. Como todo, el resultado llega con el tiempo pero mejoro poco a poco.

  2. Jesus, enhorabuena por el articulo, muchas veces vamos a la tienda y nos dejamos asesorar por el dependiente que realmente no sabemos si lo hace con conocimiento de causa o nos esta vendiendo un producto porque se lleva mas comisión.
    Te agradecería si es posible que nos recomendaras algún producto.
    Muchas gracias.

  3. Hola Jose, pues a priori y sin saber que objetivos buscas pero imaginando que practicas crossfit, el producto número uno a incluir en tu rutina sería el Complete IsoGain. Como recuperador y para poder desarrollar correctamente. Esa sería la primera opción. Luego puedes ir añadiendo varios complementos.
    Cualquier cosa adicional, nos escribes.
    Gracias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.